/10 de diciembre: Día Internacional de los Derechos Humanos

10 de diciembre: Día Internacional de los Derechos Humanos

Cada 10 de diciembre se celebra el Día de los Derechos Humanos. Tal día como hoy, en 1948, la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó la Declaración Universal de Derechos Humanos (DUDH). Se trata de un documento histórico que proclama los derechos inalienables que corresponden a toda persona como ser humano, independientemente de su raza, color, religión, sexo, idioma, opinión política o de otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición. Está disponible en más de 500 lenguas y es el documento que más se ha traducido en todo el mundo.

Tras dos guerras mundiales devastadoras, el mundo buscaba nuevas formas de promover la paz y estabilidad para que aquello no volviera a ocurrir. Eleanor Roosevelt, fue la Primera Dama de los Estados Unidos de América entre 1933 y 1945; su labor fue esencial a la hora de dar forma a este documento. Fue la única mujer que formaba parte de la delegación estadounidense. Otra persona que ejerció gran influencia fue la india Hansa Mehta, quién cambió la acepción de hombre por seres humanos, incluyendo así a hombres, mujeres, niños y niñas. 

El 10 de diciembre es una oportunidad para reafirmar la importancia de los derechos humanos, cuyo cumplimiento es fundamental para construir el mundo que queremos, la necesidad de solidaridad mundial y la interconexión y humanidad que compartimos como seres humanos.

Este año, el tema del Día de los Derechos Humanos está relacionado con la pandemia de COVID-19 y se centra en la necesidad de reconstruir para mejorar, siendo los derechos humanos la base para lograr la recuperación. Esta crisis de salud pública ha hecho que la pobreza y las desigualdades se agraven. La promoción de los derechos humanos puede garantizar una plena recuperación y la reconstrucción de un mundo mejor, más resiliente, justo y sostenible.

La ONU (Organización para las Naciones Unidas) establece unas líneas de actuación referentes a esto: 

Erradicación de cualquier tipo de discriminación:  La igualdad y la no discriminación son requisitos básicos para el mundo después del COVID.

Actuación frente a las desigualdades: para recuperarnos de la crisis, también debemos afrontar la pandemia de la desigualdad. Para ello, necesitamos fomentar y proteger los derechos económicos, sociales y culturales. 

Impulsar la participación y solidaridad:  todo el mundo tiene una función que desempeñar en la construcción de un mundo después de la pandemia de COVID que sea mejor para las generaciones presentes y futuras. 

Impulsar el desarrollo sostenible: Los derechos humanos, la Agenda 2030 y el Acuerdo de París son los pilares de una recuperación que no deja a nadie atrás.

Noelia Barrera Crespo

Graduada en Trabajo Social