/20 de diciembre: Día Internacional de la Solidaridad Humana

20 de diciembre: Día Internacional de la Solidaridad Humana

El 22 de diciembre de 2005, la Asamblea General de Naciones Unidas mediante su resolución A/RES/60/209, proclamó el 20 de diciembre como el Día Internacional de la Solidaridad Humana, convencida de que la promoción de la cultura de la solidaridad y el espíritu de compartir es importante para la lucha contra la pobreza. La Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU) fue fundada con el objetivo de erradicar la pobreza y promover el desarrollo humano y social en los países más desfavorecidos. La solidaridad ha definido el trabajo de la ONU desde el nacimiento de la Organización, cuyo ideal es la promoción la paz y los derechos humanos bajo la unidad y la armonía de todos sus miembros. 

Según esta Organización, el Día Internacional de la Solidaridad Humana es:

  • Un día para celebrar nuestra unidad en la diversidad;
  • Un día para recordar a los gobiernos que deben respetar sus compromisos con los acuerdos internacionales;
  • Un día para sensibilizar al público sobre la importancia de la solidaridad;
  • Un día para fomentar el debate sobre las maneras de promover la solidaridad para el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, entre otros, el objetivo de poner fin a la pobreza;
  • Un día para actuar y buscar nuevas iniciativas para la erradicación de la pobreza.

Estos Objetivos de Desarrollo Sostenible procuran una alianza mundial decidida a ayudar a la gente a superar la pobreza, el hambre y las enfermedades. Los protagonistas debemos ser las personas, siendo indispensable la cooperación y la solidaridad mundiales. El fortalecimiento de la solidaridad, es indispensable en este siglo XXI donde todavía hay miles de personas que mueren de hambre cada día. Se trata de uno de los valores fundamentales para que quienes sufren o tienen menos, se beneficien de la ayuda de los más acomodados.

En un mundo cada vez más global, los diferentes problemas se van expandiendo, como son el cambio climático, la desigualdad, la pobreza y exclusión… Sin embargo, debería existir una globalización de los derechos humanos, de la justicia… y una redistribución de la riqueza. Hablamos de que un 80% de la población posee el 20% de la riqueza, mientras un 20% de la población, es dueña del 80% de la riqueza. Es precisamente esta falta de distribución lo que provoca la desigualdad y la exclusión, y por tanto la necesidad de ser solidarios por parte de aquellos que son poseedores de la gran mayoría de la riqueza. Además, este día pretende hacer un llamamiento a la participación de las personas, logrando una implicación plena. 

Noelia Barrero Crespo

Graduada en Trabajo Social