/3 DE DICIEMBRE: DÍA INTERNACIONAL DE LAS PERSONAS CON DISCAPACIDAD

3 DE DICIEMBRE: DÍA INTERNACIONAL DE LAS PERSONAS CON DISCAPACIDAD

¿Realmente sabemos el significado de este día? ¿Se utiliza el vocabulario adecuado al hablar de las personas con discapacidad? ¿Existe la integración adecuada y la normalización eficaz?

El 3 de diciembre es una fecha de referencia para hablar de todos estos aspectos y tomar conciencia permanente de los mismos.

Desde 1992 se conmemora el Día Internacional de las Personas con Discapacidad. El objetivo de la Asamblea General de las Naciones Unidas al proclamar este día es promover los derechos y el bienestar de estas personas en todos los ámbitos de la sociedad y su desarrollo, así como concienciar sobre su situación en todos los aspectos de la vida política, social, económica y cultural.

En la sociedad actual las personas con discapacidad tienen limitaciones físicas, mentales, intelectuales o sensoriales a largo plazo e, interactuando en diferentes ambientes, se topan con barreras y dificultades que impiden su participación plena y efectiva en igualdad de condiciones con los demás. Es decir, está en la mano de todos que no haya o se minimicen al máximo dichos impedimentos.

A lo largo de los últimos años ha habido una pequeña evolución en el uso de los términos utilizados para referirnos a esta realidad y, al menos ahora, ya no se utiliza un vocabulario tan discriminativo, sino que se antepone la palabra persona (persona con discapacidad) para tomar conciencia de que nos referimos ante todo a una persona y que su dificultad no puede eclipsarla o definirla. Son personas con los mismos derechos y obligaciones que cualquier otra. Utilizar el vocabulario adecuado es el primer paso para una integración normalizada.

Este año el lema es «Participación y el liderazgo de las personas con discapacidad: Agenda de Desarrollo 2030» y con él se busca el desarrollo inclusivo, equitativo y sostenible de dichas personas en todos los aspectos de la vida antes mencionados.

Hay mucho por hacer en este sentido. Y lo primero, y urgente, es la total generalización del uso del vocabulario adecuado para referirse a las personas con discapacidad y, luego, avanzar hacia la no discriminación y la normalización efectivas.

Se pueden conseguir todos los objetivos marcados reduciendo las desigualdades existentes en la actualidad y eliminando todas las barreras.

María Corrales Gómez

Estudiante de último curso del grado de Educación Primaria con la mención de Necesidades Educativas Especiales