/Aumentan las consultas al Defensor del Estudiante de la Universidad Pontificia de Salamanca

Aumentan las consultas al Defensor del Estudiante de la Universidad Pontificia de Salamanca

La incertidumbre sobre la actividad académica de los alumnos ante el confinamiento domiciliario y dudas relacionadas con las prácticas obligatorias (curriculares) acapararon el mayor número de consultas de los estudiantes de la Universidad Pontificia de Salamanca (UPSA). Los dos periodos de mayor asistencia se produjeron durante la época del confinamiento domiciliario y el período de exámenes del curso 2019-2020, tal y como refleja el ‘Informe de actividades del Defensor del Estudiante del periodo académico 2019-2020’.

El ‘Informe de actividades del curso 2019-2020’ del Defensor del Estudiante, presentado en Junta Plenaria de Gobierno de la institución académica, refleja un aumento del 176 % en el número de consultas y reclamaciones de los alumnos de la UPSA respecto al curso anterior con un total de 243 consultas recibidas. De ellas, 169 (un 69,5 %) han sido tramitadas, mientras que el resto resultaron desestimadas porque eran anónimas o las respuestas correspondían a otros órganos de la universidad.

La incertidumbre sobre la actividad académica de los alumnos ante el confinamiento domiciliario ha sido uno de los temas que más consultas ha suscitado. Cuestión que la Universidad pudo resolver en tan solo tres días, adaptando la docencia de todas las titulaciones al entorno virtual. Igualmente, durante los meses de marzo y abril, el Defensor del Estudiante atendió las dudas de los alumnos sobre las prácticas obligatorias (curriculares), en colaboración con las facultades, así como otro tipo de peticiones como la reducción de tasas académicas, debido a la situación económica sobrevenida o la incertidumbre generada por la novedad de la metodología de los exámenes finales, desarrollados virtualmente a través de la plataforma Moodle.

Recomendaciones para mejorar la atención y formación de los estudiantes

Por su parte, el Defensor del Estudiante también refleja en dicho informe algunas recomendaciones con el fin de mejorar los siguientes ámbitos: promocionar entre los universitarios de un mayor uso de la Guía Académica, los Estatutos y el Reglamento del Estudiante; desdoblar de los grupos presenciales teóricos más numerosos para facilitar la docencia, así como mejorar el procedimiento de evaluación de las convalidaciones.

El Defensor del Estudiante de la UPSA, Sergio López, invita a los alumnos de la UPSA a ponerse en contacto con él (defensor@upsa.es)ante cualquier reclamación o queja que pueda surgir durante su vida universitaria. “Los alumnos tienen que estar seguros de que se estudian todas las peticiones que llegan. Una consulta o reclamación de un alumno es un regalo, pues nos incita a mejorar nuestra gestión dentro de la universidad”, ha apuntado.

Figura clave de la comunidad universitaria de la UPSA

La labor del alumno como sujeto activo dentro de la comunidad universitaria es uno de los principales valores de la Universidad Pontificia de Salamanca que promueve su participación en los procesos de evaluación y mejora de la actividad docente. En este sentido, una de las figuras clave de la UPSA es el Defensor del Estudiante, cuyo responsable es el profesor Sergio López. 

El Defensor del Estudiante constituye un departamento muy importante para los alumnos -en el marco de la legislación vigente y del Estatuto del Alumnado- por su labor de conciliación entre las partes, la rápida gestión de las reclamaciones, la ágil colaboración con los servicios y facultades y la propuesta de mejoras de la actividad docente, fruto de la observación propia y de las opiniones realizadas por los estudiantes.

VI Encuentro de Defensorías Universitarias de Castilla y León

El Defensor del Estudiante de la UPSA es una figura consolidada dentro y fuera de la institución académica, un reconocimiento que permitió a la Universidad Pontificia de Salamanca ser la primera universidad privada anfitriona del VI Encuentro de Defensorías Universitarias de Castilla y León, celebrada el pasado mes de diciembre. 

Durante la reunión virtual -a la que acudieron los representantes de las defensorías de las cuatro universidades públicas (Salamanca, Valladolid, León y Burgos), las privadas IE University y Europea Miguel de Cervantes- se pusieron en común los diferentes problemas ocasionados por la pandemia de la COVID-19. Así, la brecha digital, la docencia/investigación durante el confinamiento, las evaluaciones en el entorno online, las jubilaciones anticipadas y los efectos de las plantillas de las universidades con motivo de la COVID-19 fueron los asuntos tratados.