/CEOE CEPYME Salamanca solicita planes sectoriales con ayudas directas para las empresas afectadas por la COVID-19

CEOE CEPYME Salamanca solicita planes sectoriales con ayudas directas para las empresas afectadas por la COVID-19

La crisis sanitaria de la COVID-19 no da tregua al mercado laboral de Salamanca, que sigue empeorado sus cifras en el mes de febrero. La provincia cuenta actualmente con 26.670 desempleados, 21 más que en el mes de enero y 4.010 más que en el mismo periodo de 2020.


En el segundo mes del año, la provincia salmantina ha vuelto a destruir empleo por el mal comportamiento del sector servicios, que ha sido el gran afectado por las restricciones para el control de la pandemia, especialmente en las actividades vinculadas al comercio y la hostelería.

Mientras, otros sectores como la agricultura o la construcción sí han conseguido generar puestos de trabajo, en un contexto adverso en el que más de 6.000 trabajadores de la provincia se encuentran en situación de Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE).


Sin embargo, las cifras de la afiliación no comparten la dinámica negativa del empleo, mejorando sus datos intermensuales en 430 nuevos afiliados. Actualmente Salamanca cuenta con 117.806 trabajadores inscritos, 1.929 afiliados menos que hace un año.


Ante estos datos, CEOE CEPYME Salamanca recuerda que la grave situación de deterioro que vive la economía provincial solo puede resolverse a través del apoyo sin dilación a las empresas que conforman su tejido productivo. En especial aquellas gravemente afectadas por las restricciones de movilidad o de actividad por el COVID-19: agencias de viajes, distribución de alimentación, juego, transportes, etc.

Por ello, la patronal salmantina pide a la Junta de Castilla y León la creación de planes sectoriales, que contemplen ayudas directas con el fin de inyectar liquidez a las empresas, asegurando su solvencia futura y, por ende, la continuidad de la actividad empresarial y del empleo.


En este sentido, CEOE CEPYME Salamanca insiste en la necesidad de “una desescalada lógica y responsable” que no prolongue la agonía de las empresas y sirva para asegurar tanto la resolución de una complicada crisis sanitaria como la continuidad económica de tantas pymes que componen el núcleo del tejido empresarial de Salamanca