/Cómo Taiwán ha conseguido tener solo 12 muertes por COVID-19 sin cuarentenas ni confinamientos

Cómo Taiwán ha conseguido tener solo 12 muertes por COVID-19 sin cuarentenas ni confinamientos

El país asiático ha sido muy elogiado por la excelente gestión que ha hecho de  la pandemia. Pero, ¿qué medidas ha tomado para colocarse como el segundo del mundo con menos contagios?

Con solo 1.104 contagios, 12 muertes y 1.092 personas recuperadas, Taiwán se ha convertido en un referente en la lucha contra el coronavirus, ya que a pesar de su cercanía con el epicentro de la pandemia, han sido capaces de frenar la expansión del virus con medidas mucho menos restrictivas que las que se han impuesto en países como el nuestro. Su impecable gestión se ha basado en la velocidad de reacción, el reparto de mascarillas y el uso de tecnologías.

La presidenta del país, Tsai Ing-wen, siempre ha permitido que los ciudadanos mantuvieran la normalidad en sus vidas diarias; no se ha restringido la movilidad ni se han cerrado los establecimientos. Según la agencia de noticias taiwanesa CNA, el Centro de Control de Enfermedades de Taiwán empezó a tener conocimiento del problema en Wuhan la mañana del 31 de diciembre, cuando su director leyó un artículo publicado en la red social Reddit donde varios médicos del país informaban de la aparición de una nueva neumonía especialmente contagiosa.

A los pocos días, el gobierno y las autoridades sanitarias empezaron a colaborar para establecer un centro de mando para coordinar la respuesta a la epidemia, se empezaron a vigilar los vuelos que llegaban de Wuhan y se establecieron protocolos de cuarentena para los viajeros, ya que la cercanía de ambos países provocaba que existiera un gran tráfico de turistas entre ambos países.

Asimismo, es importante el hecho de que Taiwán pasó por otra pandemía hace menos de 20 años, y el hecho de que el brote del SARS de 2003 provocará un número tan elevado de muertes hizo que se estableciera un mecanismo de respuesta de salud pública para permitir una reacción más rápida en casos de futuras crisis.

A pesar de todas las precauciones, el 21 de enero se detectó el primer caso confirmado, y desde ese momento se empezaron a imponer otro tipo de protocolos, como trazar la red de contagios de cada positivo desde el minuto uno o imponer el uso de mascarillas en lugares y transportes públicos Además, se prohibieron todo tipo de exportaciones, y se cerraron, sin excepción, las fronteras.

Ahora bien, la pregunta que se hace mucha gente es ¿Si tan bien ha gestionado dicho país la pandemia, por qué el resto de territorios no han seguido su ejemplo y adoptado las mismas medidas? Bien, el hecho es que, por delante de la salud, prevalecen los motivos políticos.

Taiwán no es miembro de la Organización Mundial de la Salud (OMS) debido al veto de China, ya que el gigante asiático no reconoce la independencia de Taiwán como un país propio, sino que asegura que es una mera anexión de él mismo. En la situación de pandemia, el país se ha quejado especialmente de su no participación en la OMS, ya que debido a ello no tienen derecho a acudir a las reuniones y, en muchas ocasiones, se hallan faltos de información. Aún así, la presidenta ha afirmado que “Aunque Taiwán ha sido excluida injustamente de la OMS y la ONU, seguimos dispuestos a utilizar nuestras fortalezas en la manufactura, la medicina y la tecnología para colaborar con el mundo”.

Malena Sánchez