/Los últimos de Unionistas

Los últimos de Unionistas

De aquel histórico ascenso a Segunda b en la 2017/18 ya solo quedan dos jugadores en la plantilla charra. Carlos de la Nava y David Gallego.

El 10 de Junio de 2017, Unionistas sufría la que quizás ha sido la derrota mas dolorosa de su historia. La derrota de Xátiva, un contundente 5-0 que dejaba al equipo charro un año más en Tercera división acabando de un plumazo con todas las expectativas e ilusión creadas hasta el momento.

Es entonces cuando comienza la creación de un proyecto ganador a base de grandes fichajes como Carlos Molina, David Gallego, Piojo o Carlos de la Nava entre otros. Un proyecto que daría resultados desde el primer momento y que culminaría con Unionistas levantando el título de liga de Tercera división.

El 23 de Junio de 2018 Unionistas ganaba al Yugo Socuéllamos 3-1 consiguiendo así el tan esperado ascenso a la categoría de bronce del futbol español en un partido de ensueño. Con una pena máxima transformada por Razvan en el minuto 96 tras la polémica caída de Isaac Manjón dentro del área

En ese partido, salieron de inicio Molina en portería, Piojo, Eslava, Antonio León y Razvan en defensa, Chuchi, Arroyo, Cristo y Gallego en el medio campo y arriba De la Nava y Manjón a ellos se les unirían más tarde Obispo, Diego Abad y Rodri Flórez. Esos 14 protagonistas consiguieron darle la vuelta a una eliminatoria que se les había puesto muy cuesta arriba en el partido de ida tras caer 1-0, unido al partido de vuelta, cuando Zurdo anotaba de falta en el minuto 42 en un encuentro que a esas alturas ya hacía presagiar otro fracaso de Unionistas.

Tras esa temporada, Unionistas se estrenaba en Segunda b. La mayoría de jugadores que realizaron la histórica gesta abandonaron el equipo quedando seis jugadores. Molina, Piojo, Gallego, Javi Navas, Carlos de la Nava e Isaac Manjón. De esos seis, el último, dejaría la entidad blanquinegra en el mercado invernal. Quedaban cinco, cinco jugadores que con el paso del tiempo fueron dejando el equipo hasta quedar solo dos jugadores que vivieron ese partido ante el Yugo.

Carlos Molina jugó la primera temporada en la historia de Unionistas en Segunda b, fue el indiscutible portero titular dejando actuaciones que lo colocaban como uno de los mejores porteros de la categoría. Jugó 39 partidos en ese curso encajando un total de 38 goles y salvando a su equipo en numerosas ocasiones, lo que hizo que se convirtiera en toda una leyenda del club. Al finalizar la campaña dejó sorprendentemente Unionistas y puso rumbo a La Nuncía en busca de nuevos retos, sin embargo, después de pasar medio año en blanco, fichó por el Guijuelo donde jugó de forma intermitente por un año. Hace escasos días fichó por el Lorca Deportiva, nunca recuperó el nivel que dejó en Unionistas.

El caso de Piojo es quizás uno de los más dolorosos en la historia del club, el lateral llegaría como fichaje estrella después pasar un irregular año en el CD Guijuelo donde apenas jugó 23 partidos. El de las villas no tardó en asentarse en el 11 titular primero de Astu, luego de Aguirre y finalmente de Javi Luaces. Un jugador que siempre cumplía y que sin duda era el favorito de la afición. En su segundo año se haría con la capitanía que le acompañaría hasta el final de su ciclo en Unionistas. Un jugador que siempre expresó su deseo de retirarse en ese equipo y que vivió como nadie lo que es el club popular. Jugó durante tres años todo lo que pudo jugar, lamentablemente en esta presente temporada y tras problemas extradeportivos con las nuevas caras en la directiva del club Piojo se vería forzado a salir de Unionistas entre lágrimas y por la puerta de atrás. Actualmente juega en el Palencia C.F. en la Preferente de Castilla y León siendo una de las caras del club.

Otro polémico caso fue el de Javi Navas, Unionista hasta hace unos días cuando en el presente mercado de invierno fichaba por el eterno rival, el Salamanca CF pasando de leyenda a villano en solo un par de días. Javi Navas tuvo un papel irregular en Unionistas llegando en tercera como uno de los fichajes más importantes, no pudo llevar a cabo ese papel debido a sus constantes lesiones. Ya en Segunda b, el de Las Navas del Marqués se asentaría en la banda derecha siendo uno de los jugadores más importantes del equipo. En esta última temporada, tras perder protagonismo, ponía rumbo hacía el Helmántico ganándose por muchos el apodo de «El Figo de Salamanca»

Solo quedan dos futbolistas, Carlos y David, con realidades muy dispares. Por una parte tenemos a David Gallego, el hombre para todo de Unionistas. En el primer año de Segunda b las lesiones le lastraron tanto que no pudo aparecer hasta la recta final de la temporada. Desde entonces ha servido como jugador para todo pero jamás consiguió asentarse en el 11. Esta temporada ha dejado de contar del todo para el mister y su final a esta bonita etapa como Unionistas ya se ve más pronto que tarde.

En la otra cara de la moneda está Carlos de la Nava. El actual capitán de Unionistas y desde hace poco, el jugador con más partidos en la historia del club, desde que llegó se hizo con la media punta charra y no ha dejado de ocuparla en cuatro campañas. 119 partidos y 21 goles lo han colocado como una de las leyendas del club. Un jugador que derrocha calidad y que da cada semana un recital allá donde va, es sin duda santo y seña de este Unionistas, si todo sigue su curso, será el último jugador que quede de ese partido que tan atrás queda en él tiempo pero que tan presente queda en los corazones Unionistas. El tiene la llave que cerrará una etapa en la historia del club aunque a deseo global, se espera que eso llegue más tarde que pronto.

Fotografía: unionistas.com

Vicente Ladislao Sánchez Alba