/Mutilación Genital Femenina: una realidad que no entiende de continentes

Mutilación Genital Femenina: una realidad que no entiende de continentes

En 2012 la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) designó el 6 de febrero como el Día Internacional de Tolerancia Cero para la Mutilación Genital Femenina, con el objetivo de concienciar y tratar de eliminar esta práctica tan atroz. 

Según esta misma Organización, la mutilación genital femenina (MGF) es una práctica que implica la alteración o lesión de los genitales femeninos por motivos no médicos y que internacionalmente es reconocida como una violación grave de los derechos humanos, la salud y la integridad de las mujeres y las niñas.

Esta práctica afecta a millones de mujeres y niñas, en 30 países de África y de Oriente Medio y Asia meridional, así como algunos países asiáticos (India, Indonesia, Iraq y Paquistán) y algunas pequeñas comunidades de Latinoamérica

La MGF no tiene ningún beneficio para la salud, al contrario, daña a mujeres y niñas de muchas formas. Implica la escisión y lesión de tejido genital femenino sano y normal, e interfiere en las funciones naturales del cuerpo de las niñas y las mujeres. Cualquiera de las formas en las que se practica la MGF conllevan un aumento de riesgos para la salud. Algunas de estas complicaciones son dolor crónico, infecciones, sangrados, mayor riesgo de transmisión del VIH, ansiedad y depresión, complicaciones durante el parto, infecundidad y, en el peor de los casos, la muerte. 

La pandemia de Covid-19 del 2020 ha provocado un aumento del número de niñas y mujeres que han sufrido la mutilación, lo que ha imposibilitado la consecución del objetivo de Desarrollo Sostenible 5.3 sobre la eliminación de todas las prácticas nocivas.

Para lograr su erradicación, es necesario coordinación, unir esfuerzos y concienciar a todas las comunidades sobre los derechos humanos, la igualdad de género y la educación sexual. Es importante tomar medidas urgentes para evitar que el numero de afectadas siga en aumento, así como proteger a los cuatro millones de niñas que ya son sometidas a esta practica cada año. 

Como ha expresado el Secretario General de las Naciones Unidas, “en el Día Internacional de Tolerancia Cero con la Mutilación Genital Femenina, alzamos nuestras voces para decir: ¡Ya basta!”

Noelia Barrera Crespo

Graduada en Trabajo Social