/«Onlyfans»: ¿Empoderamiento o prostitución disfrazada?

«Onlyfans»: ¿Empoderamiento o prostitución disfrazada?

La plataforma de distribución de imágenes para adultos está actualmente en el foco de mira y cada vez es mayor la polémica que se genera a su alrededor

Onlyfans se ha convertido en la plataforma de distribución de fotos y videos de carácter erótico por excelencia y, desde la cuarentena de 2020, su número de usuarios se ha disparado debido al elevado número de personas, sobretodo mujeres, que han visto en la red social una forma de ganar dinero de manera aparentemente fácil y rápida.

El funcionamiento de la plataforma es muy sencillo: Simplemente debes ser mayor de 18 años, establecer una cuota mensual y comenzar a subir contenido. Los creadores reciben ingresos por tres vías: la cuota de suscripción (que puede oscilar entre los 4,99 y los 49,99 dólares), los mensajes de pago (hasta un máximo de 100 dólares) y las propinas (hasta un máximo de 200 dólares), recibiendo el 80% de los beneficios, ya que el otro 20% se lo queda la plataforma.

Diferentes precios de suscripción de Onlyfans

Ahora bien, a pesar de que en Onlyfans puedes elegir el tipo de contenido que quieres subir, la mayoría de creadores se decantan por los desnudos o los semidesnudos, ya que esto supone un incremento de seguidores y, por lo tanto, un incremento de los ingresos que se pueden generar, sobretodo en el caso de las mujeres.

En este contexto surge un debate que nos lleva a preguntarnos: ¿Es Onlyfans una red social que brinda a las mujeres la oportunidad de beneficiarse económicamente de su feminidad o no deja de ser una plataforma donde los hombres pueden pagar por la posesión de los cuerpos femeninos, como en el caso de la prostitución?

El argumento más fuerte a favor de la plataforma es la libertad de expresión. Las mujeres, sin coacción alguna, toman la libre decisión de subir lo que quieran, cuando quieran y como quieran, compartiendo de forma voluntaria los aspectos que ellas decidan de su intimidad. Además la plataforma supone una fuente muy elevada de ingresos, pudiendo llegar incluso a los 20.000 dolares diarios. El caso más sonado fue el de la actriz Bella Thorne, quien se embolsó más de un millón de dolares en las primeras 24 horas. Entonces, si tantos beneficios tiene la plataforma, ¿por qué hay tantas personas en contra de su existencia? Bien, el hecho de que existan tantas mujeres que venden sus cuerpos supone que hay muchas personas, en su mayoría hombres, que los compran.

Bella Thorne, quien ganó un millón de dólares en 24 horas gracias a Onlyfans

Quienes se oponen a Onlyfans se sustentan en un análisis a fondo del contexto socioeconómico. Alegan que, a pesar de que existen creadoras de contenido que no necesitan los ingresos extra de la plataforma, estas son la minoría y no representan la realidad de las mujeres, ya que la inmensa mayoría de personas que suben contenido se encuentran, en mayor o menor medida, en una situación de necesidad. Asimismo los opositores realizan una reflexión de carácter más estructural en cuanto a lo que el sistema se refiere, ya que alegan que el hecho de que el capitalismo permita monetizar los cuerpos y sacar provecho de ellos no lo convierte en un trabajo, sino en una forma de aprovecharse de la extrema necesidad. Según ellos, la solución no es dejar que las mujeres vendan sus cuerpos, ya que defender estas plataformas porque supone su medio de subsitencia es negarles a quienes la usan una alternativa real.

Otro de los términos más mencionados en el debate es el del «empoderamiento» ya que quieres están a favor afirman que la plataforma es realmente una liberación para la mujer puesto que realmente no depende de nadie, sino que es ella quien tiene el control en todo momento. Sin embargo, quienes están en contra, alegan que ninguna mujer puede conseguir el empodeamiento ni la emancipación estando al servicio del consumo masculino, como en Onlyfans.

También influye mucho el aspecto de la privacidad, ya que al requerir una suscripción para acceder al contenido, muchas mujeres piensan que únicamente van a ver sus fotos aquellas personas que paguen, y eso, lamentablemente, es mentira. Lo cierto es que existen multitud de personas que se dedican a filtrar fotos de usuarias de Onlyfans, y no solo eso, sino que una vez que subes contenido a la plataforma, estás cediendo todos tus derechos de imagen y tristemente, quien más se beneficia de esto, es la industria pornográfica.

uno de los muchos grupos de telegram por los que se difunde el contenido de las usuarias de Onlyfans

En cualquier caso, si hay algo en lo que convergen quienes están a favor y quienes están en contra es en la importancia de la información. Al tratarse de contenido tan privado, antes de abrir una cuenta hay que cerciorarse previamente de todo lo que conlleva, porque únicamente de esta manera se puede elegir con libertad. Y si hay algo importante que debe recordarse antes de tomar la decisión, es que una vez que publicas cualquier cosa en internet deja de pertenecerte y es practicamente imposible que desaparezca.

Malena Sánchez