/Se activa el protocolo ante la previsión de nevadas en Salamanca

Se activa el protocolo ante la previsión de nevadas en Salamanca

Más de 200 operarios y 34 vehículos con distintas funcionalidades, entre los recursos disponibles para combatir los efectos del temporal.

El Ayuntamiento de Salamanca ha activado el protocolo de actuación en caso de heladas y nevadas, dada la previsión meteorológica de bajas temperaturas y ante la posibilidad de caída de nieve durante este fin de semana en la ciudad. El dispositivo, coordinado por el servicio municipal de limpieza y recogida en colaboración con la Policía Local y con los Bomberos, está dotado con medios humanos y mecánicos, a los que se añaden cerca de 80.000 kilos de sal marina especial para el deshielo.

En previsión de heladas y nevadas los operarios municipales han intensificado su trabajo y han dispensado ya un total de 3.200 kilos de este tipo de sal en diferentes puntos de la ciudad a lo largo de estos últimos días.

Como ocurre siempre ante condiciones similares, el operativo comenzará por los hospitales, centros de salud, servicios de emergencia y vías principales para posteriormente continuar actuando en calles secundarias con menor tránsito peatonal y tráfico en todos los barrios de la ciudad. Además, los operarios de limpieza viaria de la ciudad tienen asignado su propio recorrido y manualmente también echan sal allá donde no llegan los vehículos esparcidores y asimismo, existen unos puntos de encuentro predeterminados donde hay dispuestos sacos de sal para recargar en caso de necesidad.

Los ciudadanos pueden dar aviso de incidencias relacionadas con las inclemencias del clima, contactando con la Policía Local ( 923 194 440 y 923 194 433) o con el servicio municipal de limpieza, a los teléfonos 639 166 336 y 691 363 855, durante las 24 horas del día, o al 923 281 383, de 08:00 a 15:00 horas.

En cualquier caso, el Ayuntamiento recomienda a los vecinos que eviten salir de casa, reduciendo los desplazamientos innecesarios, y recuerda la importancia de no verter agua en la vía pública para evitar que se hiele, así como utilizar el calzado adecuado para evitar resbalones y ropa de abrigo si es imprescindible salir a la calle.