/«Si la hostelería se cae, Salamanca se hunde»

«Si la hostelería se cae, Salamanca se hunde»

La hostelería salmantina ha salido a la calle con el objetivo de movilizarse en frente de la Subdelegación del Gobierno para pedir un plan de ayudas resistente que permita salvar sus negocios. 

La concentración, dirigida bajo el lema: “Sin ayudas, ¡nos arruinan!”, ha sido convocada por la Asociación de Empresarios de Hostelería de Salamanca y la Confederación de Empresarios de Salamanca. Dicha manifestación ha comenzado en la zona De la Iglesia de los Dominicos a las 10:00h, en la zona sur de la gran Vía y ha finalizado aproximadamente a las 11:00h en la sede de la Subdelegación del Gobierno en Salamanca, en la plaza de la Constitución. 

Durante este pequeño trayecto, todos los hosteleros de Salamanca han querido reivindicar la necesidad urgente de que el sector necesita ayudas. 

Los dirigentes de esta manifestación se han centrado en el tema de las ayudas al sector. Aseguran que no pueden permitir que el sector entre en un punto de “no retorno” y recalcan que la hostelería en Salamanca, antes del COVID-19, generaba más de 33 000 contratos anuales. Por tanto, sostienen que no sólo se van a perder las empresas, sino que detrás de esas empresas, hay familias viviendo de ellas. 

Por otra parte, recalcan que dicha concentración se hace contra el gobierno ya que es a nivel nacional, y desde todas las ciudades de España se ha promovido esta misma manifestación. 

Por último destacan que: “no se puede acusar a este sector cuando hemos sido unos de los sectores que mas hemos respetado las medidas de seguridad”

Para finalizar, desde Salamanca de Cerca nos gustaría recoger y dar voz a la historia tan conmovedora que ha contado Pauli (dueña del Restaurante «El Río de la Plata»), una mujer que durante sesenta y dos años se ha dedicado a la hostelería.

En su discurso relata el trabajo constante que ha realizado desde sus primeros pasos junto a este sector hasta hoy en día. Nos cuenta la felicidad que le provoca el servir un plato a cualquier persona que vaya a su restaurante y que ahora, debido a las medidas de la COVID-19, no puede hacerlo. 

Pauli ha querido finalizar su pequeño discurso con esta aportación: “Pido a las autoridades que hagan lo que tengan que hacer para que no se seque ningún río. Los frutos nacen cuando el agua los riega. Y, si el río se seca, ya nunca podrán navegar los dueños”

Manuel Diego Berrocal

Fotografía y video: Daniel Tapia Artiles y Sonia Sánchez