/¿Te crees muy valiente?

¿Te crees muy valiente?

El acoso es algo que puede darse en cualquier situación y nacer de la forma mas absurda. Son muchos los jóvenes que han experimentado o han sido testigos de algún tipo de ‘bullying’ durante su etapa escolar. Resulta muy difícil y duro entender que niños y adolescentes tengan como principal preocupación ir a la escuela o ya incluso salir a la calle. 

Recientemente, a través de las redes sociales, hemos sido testigo de cómo un grupo de menores acosaban, insultaban y maltrataban a un joven de 16 años que sufre un trastorno del espectro autista. El resto de chicos y chicas presentes se mantuvieron inmóviles ante la agresión y solo se dedicaron entre risas a grabar esta deplorable situación.

Este no es el único video que se ha hecho viral desde que existen las redes sociales. Multitud de escenas han inundado nuestros móviles, llenas de odio, llenas de agresividad, llenas de intolerancia, llenas de cobardía..

Cada vez son más las veces que estos actos se repiten. Cada vez son más las veces que nos vemos obligados a denunciar escenas en los que se humillan, se acosa, se desprecia, o se maltrata a una persona. A otro ser igual que yo. A otro ser igual que tú.

Generalmente siguen un mismo patrón: un grupo de amigos, acorralan a otro aparentemente “inferior”, y lo agreden de cualquier forma. Ya sea verbal o física. Pero, ¿cuál duele más? ¿Cuál nos impacta más? ¿Cuántos videos hemos visto, y cuántas veces se habrá repetido esta historia sin ninguna cámara apuntando? ¿Cuántas veces pasa esto mismo mediante internet?Esos grupos que acorralan y humillan a otro al que ellos consideran “peor” hacen llamarse valientes.

¿Ellos se consideran valientes? ¿Ellos se consideran superiores? ¿Ellos se consideran humanos? A eso se le considera ser cobardes. Cobardes por ir a por el débil. Cobardes por no ser capaces de hacerlo solos. Cobardes por reírse. Cobardes por grabarlo. Cobardes por hacerlo.

Pero también cobarde el que calla. Cobarde el que ríe. Cobarde el que no denuncia.

Desde Salamanca de Cerca te animamos a no callar. A levantarte. A defender. A denunciar. A no permitir más situaciones como éstas.

Da igual como seas, tu físico, tu aspecto, tu género, tu orientación sexual, tu procedencia, tus gustos, tus aficiones. Mereces respeto. Mereces ser libre. Mereces vivir en paz.

Daniel Tapia Artiles